jueves, 3 de marzo de 2016

MUERTE DE UN FORENSE. P.D. JAMES


MUERTE DE UN FORENSE, de P.D. JAMES

La realidad de la lectura es que ha sido obligada por un nuevo club de lectura de una biblioteca pública a la que me he apuntado, pero esperaba que la primera novela negra que leía de esta autora me interesase mucho más. Ha sido de un tedio insoportable. En las primeras páginas ya presentaba a más de treinta personajes. La confusión era absoluta. La voz narrativa no se distinguía de cada personaje que presentaba la autora. Seguía una estructura tan densa y lineal que no había quién se emocionase por el caos típico de las investigaciones policíacas. No puedo recomendar este libro que sinceramente me ha aburrido sobremanera. Pero había personas en el club de lectura a las que sí les ha entretenido el crimen, etc. Supongo que mi reticencia habitual por lo criminal no me ha permitido disfrutar del misterio de quién había sido el asesino. Ahora bien, muchos lectores se volvieron majaras intentando averiguar qué personaje había matado al forense, ya que todos tenían numerosos motivos para hacerlo. Pero hubieron de reconocer, hasta los que se lo habían leído con gusto, que no había una sola pista en toda la novela que informase a un lector atento sobre quién era el que había matado al forense y a la escritora. Es un poco un engaño al lector, aunque, como a mí no me interesó en absoluto el libro, lo cierto es que me daba igual tanto quién lo había matado como el móvil para hacerlo. Recomiendo un vistazo a los diálogos para todos los aspirantes a escritor, es justo lo que no hay que hacer. Los personajes hablan igual que la narradora, usando expresiones imposibles en una conversación real, y lo cuentan todo como si estuvieran narrando un relato por escrito, muy largo. En fin, esperemos que mis próximas lecturas sean más amenas.

sábado, 9 de enero de 2016

EMMANUEL CARRÈRE "EL REINO"



El Reino. Emmanuel Carrère. Traducción de Jaime Zulaika. Anagrama. Barcelona, 2015. 516 páginas. 24,90 euros.


      "El Reino", proyecto ambicioso de Emmanuel Carrère, con excelentes resultados a nivel de documentación histórica y de expresión literaria, si bien de una densidad retórica que se hace excesiva durante toda la parte central del libro. La vida de Pablo ocupa un total de aproximadamente 300 páginas del libro, y la de Carrère, que es la verdaderamente interesante, únicamente las primeras 100. La auto-ficción es la parte que más atrae de este libro, mayoritariamente "ensayístico", y que solo tiene un punto de enganche, precisamente en el desasosiego de la vida personal de Carrère, al principio del libro, lo que le llevó indefectiblemente a convertirse al cristianismo más ferviente, y que no retoma al final, con decepción enorme para el lector. Un gran ejercicio literario e histórico-documental, pero de escaso entretenimiento, dejando aparte el interés que cada uno pueda tener sobre los evangelios.