viernes, 28 de noviembre de 2008

Charla con Najat el Hamchi

No tengo fotos de la conferencia con Najat, autora de L'últim patriarca, en la Biblioteca Municipal de Tarragona. Actividad organizada por el Club de Lectura. Sin embargo, os comentaré que ayer, 27 de diciembre, tuvimos la oportunidad de verla de cerca y de hacerle preguntas.
Lo cierto es que me pareció una chica que, debido al premio Ramón Llull, que ha ganado este año, y que está dotado con 90.000 euros, ha hecho una gira por España y Marruecos explicando su libro, que sólo es el segundo, y ha acabado harta de dar cuentas a todos, con lo cual se hallaba a la defensiva. El tema político ha jugado un papel muy importante en el hecho del premio en sí, y por ello ha tenido que escuchar muchas cosas desde que ganó... Y eso nos estuvo contando. Ahora bien, mi opinión es que una autora novel, como ella, no debería ser tan agresiva con sus lectores, aunque esté harta de que la traten como un estandarte cultural.
Muchos lectores le preguntaron a quién iba dirigido su libro, a qué tipo de público, y ella no supo dar una respuesta. Lo que más me sorprendió fue la historia sobre su final. Ese final que a mí me parecía tan imperfecto, ella contó que la historia la había creado sobre el final. Primero vió el final y después creó la historia. Una forma de escribir un libro realmente curiosa; ver la escena final y después crear toda la novela...

domingo, 23 de noviembre de 2008

El Club de Lectura de Tarragona



Aquí estoy con el club de lectura de Tarragona el día que fuimos a ver el comentario del libro de Jesús M. Tibau, "El vertigen del trapecista" (autor en la foto, primera plana con su libro entre las manos). Un libro de relatos cortos que habíamos leído anteriormente.
Aprovecho para recomendaros que busquéis clubs de lectura que funcionen en vuestra localidad, es algo muy agradable el encontrar a otros que tienen la misma pasión por los libros y la lectura.

sábado, 22 de noviembre de 2008

Ensayo: De cómo acabar una novela.

Usando como referencia el comentario del libro anterior, "El último Patriarca" de Najat el Hachmi, leído en noviembre, surge la duda sobre el final, sobre cómo acabar una historia...
En el libro comentado de Najat el Hachmi la, quizás única, curiosidad que despierta es el problema del final. Tal y como se comentó, entiendo que el libro tiene dos finales, un primer final, y unas escasas páginas después, un segundo y definitivo final. El análisis de este libro conlleva un elemento de interés que merece la pena examinar más en profundidad, y es por ello que, pese a tratarse de un blog iniciático, y lo lógico sería que este primer ensayo se refiriese al principio, a cómo comenzar un libro, algo que suscita todavía si cabe mayor interés, lo comenzaremos por el final. Ya que es el tema que suscita el libro leído.
El final de una historia, de una novela, es trascendental. Algunos autores conocen la importancia de concluir el libro como apoteosis final, el fin, el destino, el lugar hacia el que va la novela en todo momento. Otros en cambio, parece que comenzaron a escribir como el que empieza cualquier cosa, sin rumbo, no saben a dónde van, y acaban por no llegar a ninguna parte.
Valoro especialmente a aquellos autores que saben cómo terminar una novela, quizás porque no perdieron de vista el final, el destino de sus personajes, en ningún momento mientras escribían.
Es importante terminar bien, tan importante como empezar enganchando. No se debe dejar al lector decepcionado con un final postizo. Después de una novela de fuegos artificiales nunca se debe olvidar la traca final. Ya sé que es muy valenciana esta teoría, pero creo firmemente que el autor que no me emociona al llegar a la conclusión es insulso y decepcionante. Espero ver muchos grandes finales en los próximos libros que lea.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Cómo Starbucks me salvó la vida

Un libro lleno de citas y experiencias vitales. Ha cubierto todas mis expectativas y más. No puedo dejar de recomendar este libro, que en una sequía de libros con mensaje, los tiene todos. Pasará a formar parte de los libros de mi vida que llegaron en el momento justo y oportuno. El mensaje más importante que nos deja: "No eres lo que haces, no eres lo que tienes, eres lo que eres". Es publicitario, sí, y te dan ganas de correr a Starbucks a tomar un café... Pero no por eso pierde de ser un libro alegre que transmite felicidad.
Puntuación (de 0-50): 40.



El último patriarca

Comentario:



Este libro es un poco sórdido, pero me ha gustado. Lo cierto es que este libro ya ha sido criticado por muchos, y entienden que se trata de un libro al que define la palabra : "sórdido", sin embargo yo diría que en el fondo tiene algo especial. Es desagradable en algunos puntos, y también duro, pero entiendo que nos acerca más que nos separa de la cultura del pueblo marroquí. No es tan diferente a algunas creencias tradicionales católicas, aunque ella, me refiero a la autora, crea que es así. En muchos pueblos de España, y no hace tanto tiempo, también existían patriarcas de este estilo...
El leerlo me ha dado otra perspectiva de lo que es venir de Marruecos y adaptarse tan rápidamente a una cultura tan distinta. Sin embargo no lo recomendaría a gente sensible de corazón porque es demasiado "fuerte" a muchos niveles. Entiendo que es un libro con dos finales, uno , el primero, en el que ella se libera de verdad, comprando un apartamento y separándose, y otro, el segundo, que es de nuevo una historia sórdida con su tío, que realmente no me ha gustado. El primer final es agradable y emocionante. El segundo final, el de la venganza a su padre, no es particularmente brillante. No es el final más adecuado, creo, para dejar clara su aversión por su padre.
Puntuación (de 0-50): 11.
Os animo a puntuar, en los comentarios, todos los libros que os hayais leído, recuerdo de 0 a 50.